¿Estás interesado en saber más acerca de las ventas online?

Si te estás planteando empezar con la venta online, como actividad principal o tal vez como ocio que te reporte algunas ganancias extras, aquí encontrarás los tres principales beneficios de vender online:

 

(1) Reducción de costes

El beneficio más obvio de vender online en comparación con las ventas tradicionales en la calle es que no hay locales y hay muchos menos costes operacionales. Es posible que tengas que asumir los costes de envío, pero si haces bien los números, puede ser un negocio muy rentable.

Para vender online ya ni siquiera es necesario que cuentes con una página web; ya que muchos Marketplaces, como Amazon o eBay, te permiten realizar negocios las 24 horas del día, y te garantizan un tráfico cualificado al catálogo de tus productos.

 

(2) Competencia fácil

Puede sonar obvio para algunos, pero puedes seguir a la competencia de forma fácil. Lo ideal es que monitorees a las tiendas que están ya vendiendo online, y te dará pistas sobre si el producto está siendo bien acogido en el mercado o no.

De la misma forma, también podrán hacer un análisis sobre el precio de venta y los márgenes comerciales con los que vas a poder contar.

 

(3) Mayor flexibilidad

El beneficio final en esta lista implica flexibilidad. Si abres una tienda tradicional, estás limitado por la ubicación y tienes ciertos costes iniciales muy altos.

En cambio, con un sitio web, puedes ir invirtiendo poco a poco según veas la evolución. También es mucho más manejable en términos de tiempo, dado que puedes trabajar desde cualquier lugar, lo que, junto con los obvios beneficios en términos de reducción de costes, hacen del comercio electrónico la opción más obvia.

En general, los beneficios de vender tus productos online superan con creces el pequeño inconveniente de tener que elegir una compañía de entregas, y estamos seguros que si eliges la correcta, como Packlink PRO, esa opción se resuelve fácilmente.


¡Regístrate ahora en Packlink PRO!