Una de las cosas más importante para un eCommerce es el control de los métodos de pago, haciendo uso de aquellos más demandados por los consumidores para evitar la pérdida de ventas por no ofrecer un servicio adecuado. Existe una gran variedad de soluciones enfocadas al pago de los productos en las transacciones online, pero las más utilizadas son aquellas que más gustan a los consumidores, ya sea por la facilidad de pago o por la seguridad que ofrecen.

En España, son dos las que destacan por ser las preferidas por los clientes:

– TPV virtual. El pago con tarjeta es el favorito y, por ahora, el nivel de fraude que se detecta con este es mínimo. Ya sea con tarjeta de débito o crédito, obliga a disponer de un TPV y esto implica negociar con los bancos los cargos por el uso.

– Paypal. Es la plataforma de pago con más adeptos; el cliente la vincula a su tarjeta o a una cuenta bancaria y así evita proporcionar sus datos en cada compra. No obstante, hay que tener en cuenta que cobra comisiones más elevadas que las de los bancos.

Además de estos, existen otros métodos de pago tradicionales que se resisten a desaparecer y otros novedosos que van ganando popularidad y se postulan como alternativas a los nombrados anteriormente. Son los siguientes:

– Pago contrarreembolso. Se mantiene en el mercado como la modalidad más segura, al menos, para el cliente, pues se le realiza el pago al transportista una vez que este ha entregado el producto. Garantiza al cliente que el producto está en perfectas condiciones antes de realizar el pago, evitándose así reclamaciones posteriores.

– Trustly. El pago por este método se lleva a cabo mediante una cuenta bancaria online, por lo que no precisa de tarjeta u plataforma de pago (como en el caso de Paypal). El abono del importe se realiza una vez introducidas las claves que el banco proporciona, aportando más seguridad a la transacción.

– Monedero virtual. Este medio de pago es el utilizado por quienes realizan la compra mediante Google Wallet o Apple Pay, por ejemplo. Se basa en la vinculación de una tarjeta al sistema de pago de la compañía, de modo de que la transacción se realiza sin necesidad de introducir datos bancarios o información personal.

Estos sistemas de pago son los más utilizados por los clientes para sus transacciones haciendo uso del eCommerce. Sin embargo, es posible que los cambios que trae consigo el progreso tecnológico hagan variar las preferencias de los consumidores, por lo que es preciso mantenerse al día sobre las tendencias de pago y los cambios en los gustos de aquellos.


¡Regístrate ahora en Packlink PRO!