Has decidido montar un eCommerce, así que ya has definido tu porfolio de productos, determinado sus características, decidido cuales serán tus proveedores, o como y cuando vas a fabricar dichos productos.

No te olvides, además, que debes determinar los stocks mínimos, incluso la posible demanda y el packaging necesario para tus productos cuando los envíes al cliente. Una vez que estás preparado para los primeros pedidos, calculando los procesos necesarios para su manipulación, packaging, etiquetado, servicios de valor añadido, como marcajes, personalizaciones, etc. Todo esto nos lleva a que vas a necesitar almacenar tu producto. Y nos surge la pregunta: ¿Debo empezar con mi propio almacén o decido contratar su externalización en el mercado logístico?

En líneas generales estas son las ventajas e inconvenientes de ambos modelos:

Almacén propio

Ventajas:

– Mayor control de la operación.

– Personal dedicado e implicado.

– Mejores posibilidades para priorización de entradas y salidas.

– Mejor adaptación del almacén al producto, especialmente para productos con condiciones especiales de manipulación o almacenaje.

Inconvenientes:

– Poca variabilidad en costes, prácticamente todo son costes fijos.

– Menor adaptación a aumentos temporales de negocio.

– Escalabilidad limitada.

– Alta inversión.

 

Almacén subcontratado

Ventajas:

– Costes variables en función del volumen de negocio.

– Gran adaptabilidad a aumentos temporales de negocio.

– Gran escalabilidad.

– No son necesarias grandes inversiones.

Inconvenientes:

– Menor control de la operación.

– Personal no dedicado y en ocasiones compartido con posibles competidores.

– Procesos estándar, poco susceptibles de modificación o priorización.

– Generalmente los operadores ofrecen soluciones estándar no adaptadas para condiciones especiales de manipulación o almacenaje.


¡Regístrate ahora en Packlink PRO!